Qué es el síndrome de Tourette que sufre el representante de Noruega de Eurovisión

 Qué es el síndrome de Tourette que sufre el representante de Noruega de Eurovisión



Actualizado:

Guardar

El próximo sábado 22 de mayo tendrá lugar la final de Eurovisión 2020, la 65ª edición del festival, una de las más esperadas de los últimos años tras la cancelación del concurso el pasado año a causa de la situación epidemiológica derivada de la pandemia de coronavirus. En total son 39 los países que participan en este particular evento, entre semifinales y finales, aunque es cierto que algunos suelen crear más expectación que otros.

Este año Noruega no parte como favorita, de hecho, es el país que más veces ha quedado en última posición, pero su representante ha acaparado las miradas de medio mundo. ¿La razón? Sufre el síndrome de Tourette, una afección que puede producir tics motores y vocales involuntarios. No obstante, esto nunca ha sido un impedimento para él. Andreas Haukeland, bajo el nombre artístico TIX, interpretará la canción ‘Fallen Angel‘, con la que pretende llevarse a su país el micrófono de cristal (sería la cuarta victoria para Noruega en Eurovisión). Pero, ¿qué es el síndrome de Tourette? ¿Y cómo puede afectar al noruego en Eurovisión?

Síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette es un trastorno que se caracteriza por la aparición de movimientos repetitivos o sonidos indeseados que no se pueden controlar con facilidad. Estos tics pueden ser, por ejemplo mover las manos de una determinada manera, parpadear, mover los hombros o incluso decir palabras ofensivas. Son repentinos, breves e intermitentes y suelen manifestarse por primera vez entre los 2 y 15 años, siendo la media de edad más común los 6 años.

Esta afección no tiene cura y no supone un peligro para la salud física del paciente. Sin embargo, debido a que el síndrome de Tourette puede afectar a la comunicación y a la socialización de las personas, sí que puede ser un reto para la salud mental y la autoestima de aquellos que lo padecen.

Algunas de las enfermedades que suelen asociarse al síndorme de Tourette son el trastorno por déficit de atención, trastornos obsesivo-compulsivos (TOC), dificultades en el aprendizaje, depresión, dolores de cabeza y problemas en el manejo de la ira.

Síntomas síndrome de Tourette

Los síntomas del síndrome de Tourette son los tics repentinos, breves e intermitentes. Suelen ir precedidos de una sensación corporal incómoda, como un picazón o cosquilleo que hace que, una vez se manifieste el tic, se sienta alivio. Estos pueden clasificarse en dos tipos:

Tics simples: Implican un número limitado de grupos musculares. Algunos de ellos pueden ser el parpadeo de los ojos, sacudir la cabeza, encogerse de hombros, tocarse la nariz u otra parte de la cara o hacer movimientos con la boca, entre otros.

Tics complejos: Involucran varios grupos de músculos. Algunos de los más comunes son tocar u oler objetos, repetir movimientos observados, hacer gestos obscenos, saltar, inclinarse o dar vueltas y caminar siguiendo un patrón determinado.

Además, podemos distinguir entre tics musculares y tics vocales. Los primeros aparecen normalmente antes que los segundos pero es fundamental comprender que el espectro de los tics que las personas con Tourette experimentan a lo largo de su vida es muy diverso.

Dentro de los tics vocales también podemos distinguir entre simples y complejos. Mientras que los primeros pueden ser simples resoplos o aclaraciones de gargante, los complejos están conformados por palabras o frases. En ocasiones estos pueden aparecer en forma de palabras masonantes o insultos.

Causas

Por lo general, no hay causas específicas por las que una persona pueda ser más propensa a padecer síndrome de Tourette. Sin embargo, la Tourette Association asegura que por lo general, hay un historial de tics, síndrome de Tourette, TDAH o TOC en la familia. Además, este síndrome otros trastornos de tics, que se dan de forma igualitaria en todos los grupos étnicos, suelen afectar a los hombres entre 3 y 4 veces más que a las mujeres.

Tratamiento

Normalmente, si los tics son leves o moderados, no es necesario un tratamiento. Sin embargo, cuando estos se vuelven problemáticos e interfieren en el día a día del individuo se puede considerar un tratamiento conductual o medicación.

Algunas terapias disponibles actualmente son:

– Estimulación cerebral profunda

– Medicamentos

– Modificación de la conducta

– Terapias del habla

Según explica la Tourette Association, «el haloperidol (Haldol), la pimozida (Orap) y el aripiprazol (Abilify) son actualmente los únicos medicamentos aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para tratar los tics. Sin embargo, los médicos pueden comenzar con el uso ‘no indicado en la etiqueta’ (no aprobado por la FDA específicamente para el tratamiento de los tics) de guanfacina o clonidina, ambos medicamentos agonistas alfa adrenérgicos aprobados para su uso en el tratamiento de la presión arterial alta. Se ha descubierto que estos medicamentos son moderadamente efectivos para reducir los tics y se toleran mejor».

Ver los
comentarios



Fuente de la noticia: Pulsa para ver la noticia en el periódico que ha sido publicada.

(Salamanca Realidad Actual es un lector de noticias FEED que unifica las noticias de diferentes periódicos sobre Salamanca. No hemos redactado ninguna de las noticias aquí publicadas y la totalidad de el copyright de esta noticia pertenece a: www.abc.es y (abc) ).

Salamanca Realidad Actual

http://salamancarealidadactual.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *