Ni la pandemia puede con el Lunes de Aguas: los salmantinos disfrutan, con responsabilidad y seguridad, del tradicional hornazo

 Ni la pandemia puede con el Lunes de Aguas: los salmantinos disfrutan, con responsabilidad y seguridad, del tradicional hornazo


Había muchas dudas sobre qué podía pasar este Lunes de Aguas en Salamanca. Una festividad que podía volver a celebrarse en la calle después de dos años -el año pasado cayó en pleno confinamiento- y en la que se corría el riesgo de que los salmantinos se juntasen masivamente para disfrutar de esta fecha tan señalada en el calendario charro.

Sin embargo, los ciudadanos de toda la provincia han demostrado que saben comportarse y que son conscientes de la situación en la que nos encontramos, con una cuarta ola de la pandemia más que presente -o, al menos, así lo indican los datos epidemiológicos- y con varias restricciones que seguramente le quiten cierto protagonismo a la propia fiesta pero que, realmente, es lo que nos permite disfrutarla.

Así, miles de salmantinos han salido a la calle, más concretamente al campo o al río, que es donde históricamente se ha celebrado el Lunes de Aguas, para degustar el tradicional hornazo y juntarse durante una tarde entera -o día, incluso- con familiares y amigos. Pero lo han hecho respetando las diferentes medidas de seguridad impuestas para proteger nuestra salud.

Los grupos de cuatro personas, bien distanciados de otros y con mascarilla siempre presente, excepto para comer, beber y fumar, ha sido la tónica imperante en este extraño Lunes de Aguas. Sentados en el césped de los diferentes lugares a los que han acudido, no se podía ver la masificación que es habitual otros años, pero sí que la panorámica que se oteaba estaba repleta de gente.

Un Puente Romano repleto de gente pero sin grandes aglomeraciones y con gran presencia policial

Uno de los típicos lugares a los que se acude a festejar el Lunes de Aguas, quizá el más señalado por su historia, es el Puente Romano. Cada año, miles de jóvenes atiborran los alrededores de este monumento y convierten el Lunes de Aguas en un botellón o fiesta improvisada .aunque bien es cierto que no hace tanto se celebraban hasta conciertos junto a la iglesia de Santiago-.

Sin embargo, este año ha sido diferente. Y es que, aunque la zona se ha vuelto a llenar de grupos de jóvenes que bajaban a disfrutar del hornazo, lo cierto es que cualquier parecido con un ‘macrobotellón’ ha sido mera coincidencia.

Lo cierto es que los grupos, formados por cuatro personas siempre, salvo cuando se trataba de convivientes, han respetado en todo momento las restricciones fijadas. Con muchas menos botellas que otros años, cada grupo estaba bien separado del siguiente, manteniendo una distancia interpersonal que cualquier otro año hubiera sido inexistente. Asimismo, las mascarillas sólo se las quitaban para comer el hornazo, acompañarlo con un buen trago de su bebida o, en todo caso, fumar.

Claro que la gran presencia policial, con más de 60 agentes de la Policía Local, ayudaba a respetar todas las medidas. Quizá haya sido el único elemento similar al de años anteriores en el entorno del Puente Romano, aunque bien es cierto que este año incluso había más personal policial en la zona para, precisamente, dar cumplimiento de todas estas restricciones.

No ha sido el único lugar donde los agentes han estado presentes. También la zona de La Aldehuela, cuya ciudad deportiva estaba cerrada pero no así la ribera del río y los parques anexos, ha sido vigilada por la Policía. No obstante, la estampa que se han encontrado ha sido la misma: muchos grupos pero todos ellos separados y cumpliendo las diferentes restricciones.

Un amplio dispositivo para controlar a todos aquellos que retornen de la provincia

Por último, cabe destacar que también se controlará el retorno de todos los salmantinos que hayan ido a diferentes puntos de la provincia charra para celebrar este Lunes de Aguas y que, como tarde, a las 22 horas deberán estar en sus casas para cumplir el toque de queda establecido.

Esto se hará con un dispositivo que prestará atención a las vías de salida y entrada a la ciudad, sobre todo en los accesos por el Sur: carreteras de Béjar y Vecinos-sierra de Francia, con posibles restricciones de tráfico en los accesos al Zurguén.

La Policía Local también regulará el tráfico rodado en las carreteras de Ledesma (desde la glorieta del Obispo Mauro Rubio hacia la finca de Valcuevo), Zamora y Toro (en sus tramos urbanos y en los accesos al prado de Panaderos), el camino de Cabrerizos y la carretera de Aldealengua (desde el Alto del Rollo) y la carretera de Madrid (vía Helmántica).

Otras zonas sensibles serán el parque de Huerta Otea (accesos por el puente de la Universidad y la calle José de la Mano Beneite) y el denominado acceso Oeste (avenidas de Fernando Pessoa y Luis de Camoens, entre los nuevos polígonos residenciales de la Platina y el Marín). En los accesos a la Aldehuela, como se ha indicado, la posibilidad de llevar a cabo cortes de tráfico estará en función de la afluencia de vehículos prevista.



Fuente de la noticia: Pulsa para ver la noticia en el periódico que ha sido publicada.

(Salamanca Realidad Actual es un lector de noticias FEED que unifica las noticias de diferentes periódicos sobre Salamanca. No hemos redactado ninguna de las noticias aquí publicadas y la totalidad de el copyright de esta noticia pertenece a: www.salamanca24horas.com y ).

Salamanca Realidad Actual

http://salamancarealidadactual.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *