Los motivos por los que el Avenida ha llegado a la ‘Final Four’. No son casualidades

 Los motivos por los que el Avenida ha llegado a la ‘Final Four’. No son casualidades


El Perfumerías Avenida ha llegado a la ‘Final Four’ en las mejores manos posibles: si hay alguien que conoce bien esta mini competición entre los cuatro mejores equipos de Europa sin duda es Roberto Íñiguez. El vitoriano, que hace casi un año tomó las riendas del conjunto salmantino en una situación muy poco atractiva, estará por séptima vez en su carrera en este momento clave de la temporada y lo hará con su quinto club distinto.

A Estambul ha llevado a un Avenida por el que muy pocos hubieran apostado en verano, especialmente por la juventud de la plantilla. Pero lo ha hecho de manera incontestable: ganando los seis partidos de la fase de grupos contra el Dynamo Kursk, el Nadezhda y el Izmit, y los dos de cuartos de final frente al Spar Girona.

La relación de Íñiguez con la Euroliga y más en concreto con la Final a Cuatro es sin duda especial. En su primera participación, en la temporada 2011/12, llevó al Ros Casares al título en la final española contra el Rivas, un año después de que el Avenida se proclamara campeón de Europa. Tras abandonar el cuadro valenciano fue llamado por el Fenerbahce, con el que disputó dos finales consecutivas, aunque las perdió frente al Ekaterimburgo y el Galatasaray.

Después fue el Nadezhda de Oremburgo el que se hizo con sus servicios y la apuesta volvió a funcionar, puesto que en 2016 llevó a las rusas no solamente a la F4, sino que fueron subcampeonas tras perder contra el potente Ekaterimburgo.

El potente club ruso es sin duda la bestia negra de Íñiguez en la Euroliga, pero es que contra una auténtica selección internacional casi siempre es imposible pelear, aunque precisamente en ese 2016 con el Nadezhda perdieron por solo 3 puntos.

Más tarde, Íñiguez llegó al Sopron húngaro, poco acostumbrado a competir a tan alto nivel, y lo cambió todo en el club, que estos días jugará su tercera Final a Cuatro consecutiva (el año pasado no hubo por el coronavirus) aprovechando la ola buena que provocó el técnico vitoriano. En las dos con él en el banquillo, el Sopron únicamente fue frenado por el Ekaterimbugo: en 2018 en la final y en 2019 en las semifinales.

El entrenador de las rusas en aquellas dos ocasiones sigue siendo el actual, otro español, Miguel Méndez. El conjunto ruso, que casi desde comienzos del Siglo XXI ha tenido dinero de sobra para confeccionar plantillas de primerísimo nivel, hubiera conquistado más Euroligas que las cinco que lleva si hubiera prestado más atención al inquilino del banquillo. Con el gallego llevan dos de dos y son los grandes favoritos a la tercera. Un Miguel Méndez que debutó en esta cita en la edición 2011/12, cuando llegó con el Rivas a la final, que perdió contra el Ros Casares de Íñiguez.

El tercer entrenador español de la ‘Final Four’ será Víctor Lapeña, ex del Avenida, y que llegó la pasada campaña a un Fenerbahce que quería volver a estar en la final después de varios años de ausencia, pero que precisamente para conseguirlo tendrá que deshacerse del Ekaterimburgo.

El Sopron es el único que no tiene técnico de nuestro país: tras la marcha de Íñiguez, llegó al cargo el húngaro David Gaspar, que ha tenido un gran mérito metiendo a su equipo entre los cuatro mejores y habiendo perdido solamente un encuentro.



Fuente de la noticia: Pulsa para ver la noticia en el periódico que ha sido publicada.

(Salamanca Realidad Actual es un lector de noticias FEED que unifica las noticias de diferentes periódicos sobre Salamanca. No hemos redactado ninguna de las noticias aquí publicadas y la totalidad de el copyright de esta noticia pertenece a: www.lagacetadesalamanca.es y ).

Salamanca Realidad Actual

https://salamancarealidadactual.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *