Florentino no es Merkel ni Ayuso

 Florentino no es Merkel ni Ayuso


Pobre Florentino. Se equivocó, no midió bien apoyos, pero sobre todo infravaloró el momento de idiotez social. No se dio cuenta de que ahora el hombre frío y duro de negocios se disfraza de buenista, solidario, de cuidador del planeta y habla del hermano sol y del hermano lobo y él, en cambio, va de cara a por la pasta. Ahora lo ‘cool’ es hacer negocio quitándonos el diésel desde el buenismo hipócrita. Y Florentino no lo ha entendido pero sí los negociantes de la UEFA y FIFA, jetas y ricos gracias a los clubes como el Madrid, y que han lanzado a la sociedad contra la Superliga solo con cinco palabras: rico, poderoso, solidaridad, débil y esfuerzo, porque saben que calan en el aficionado acomodado de sofá, cervecita y partido.

Florentino no atendió a Margarita del Val cuando dijo que en los países ricos somos malcriados porque ponemos pegas a vacunas con eficacia del 65%. Florentino no reparó en que por fin vemos el fin de la pandemia y es cuando la tontería resurge. Ha infravalorado que uno de los grandes debates del Congreso está en clarificar si el animal es una cosa o, en cambio, puede entrar la custodia de la tortuga en acuerdos de divorcio. Que lo ‘cool’ es comer carne artificial, que no es carne, pero seguir llamándola carne para que el negociante que va de tapado se lucre. Lo ‘cool’ es decir todos y todas y damos un paso más con los ‘niñes’, ‘hijes’ o ‘todes’ de la pija Irene Montero. Y nos reímos, pero también lo hacíamos de Zapatero y con él empezó esta ola de estupidez.

Florentino no le ha dado importancia a que en la Unión Europea manda este populismo, como en Estados Unidos. El populismo de niño de hoteles de categoría superior que un buen día se viste de guarro y recorre el mundo en una furgoneta con la prioridad de huir de negociantes como Florentino, pero tirando de ahorros de papá. Por eso tenemos una PAC tan verde donde no tendrá sitio el agricultor o el ganadero; por eso mienten y dicen que las vacas contaminan tanto. Por eso, porque vivimos en una sociedad de estupidez universal, no podemos ponernos la vacuna hasta que la tengan también los del ‘tercer mundo’ como si no tomáramos un paracetamol porque en Venezuela faltan medicinas. Pero se lleva. Estamos en una sociedad tan hipócrita que aplaude que un dirigente llegue en taxi al debate y por eso Iglesias fue con chófer y se subió unos metros antes a uno para la foto. Que agradece que Amazon cambie su logo porque recordaba al bigote de Hitler; o que la televisión valenciana rechace Dragon Ball porque sale un viejo verde. Que ve normal que la mofeta Pepe sea vetada porque unos digan que ‘normaliza la cultura de la violación’. Estamos en una sociedad en la que Disney se ve obligada a ocultar a Peter Pan porque en la paranoia buenista se alega que incluye representaciones negativas de personas o culturas. Vivimos un momento de ‘ofendiditos’ en el que escribir ‘gay’ o ‘negro’ abre inmediatamente hilo.

Y Florentino no lo vio. Y negociantes hipócritas como Piqué, sí. Ahora las farmacéuticas deben regalar patentes y el fútbol debe ser igualatorio como si fuera igual un Eibar-Levante que un Madrid-Barcelona. Si hay que defender el fútbol, demos las mismas oportunidades al femenino que al masculino y, por favor, que en los torneos de Piqué puedan enfrentarse en primera ronda Nadal contra Djokovic y el vencedor, a Federer, para que la final puedan jugarla el número 1.000 contra el 3.000.

Florentino no se dio cuenta y para su desgracia no es Merkel ni Ayuso, únicas dirigentes capaces de decir las verdades del barquero porque tienen carisma. Merkel comprará la vacuna rusa que negocia Ayuso y las dos quieren que vacunen las empresas. Sánchez, como buen negociante hipócrita, se agarra, cómo no, a que eso no es solidario: sabe que si vacunan otros, él deja de ser nuestro benefactor y peligra su ‘negocio’, que es seguir en Moncloa.

La Superliga agoniza por el buenismo progre de negociantes camuflados de benefactores sociales y por una sociedad pija encantada con el ‘apaga la tele y enciende tu clítoris’ de la alcaldesa de Getafe. Pierde Florentino por esa sociedad de la carne sintética que patrocina al Madrid. Es lo que pasa cuando se deja crecer al monstruo, que te devora.



Fuente de la noticia: Pulsa para ver la noticia en el periódico que ha sido publicada.

(Salamanca Realidad Actual es un lector de noticias FEED que unifica las noticias de diferentes periódicos sobre Salamanca. No hemos redactado ninguna de las noticias aquí publicadas y la totalidad de el copyright de esta noticia pertenece a: www.lagacetadesalamanca.es y ).

Salamanca Realidad Actual

https://salamancarealidadactual.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *