Así fue el diseño de la Plaza Mayor, el monumento más célebre de Salamanca

 Así fue el diseño de la Plaza Mayor, el monumento más célebre de Salamanca


Alberto Churriguera Ocaña (1676-1750) dejó para la posteridad en Salamanca su monumento más conocido y reconocido. La Plaza Mayor es su obra cumbre y le ha dado fama imperecedera, como escribe Alfonso Rodríguez G. de Ceballos en el Diccionario Biográfico, disponible online en la web de la Real Academia de la Historia.

El menor de los hermanos Churriguera Ocaña nació en Madrid, en la casa familiar de la calle del Oso. Al haber fallecido sus padres antes de su mayoría de edad, entró en la tutela jurídica de su hermano mayor José Benito, que le llevaba once años, siendo educado artísticamente por él (junto a su hermano Joaquín) en los principios del arte de la Arquitectura y del ensamblaje de retablos, como indica el historiador Rodríguez G. de Ceballos al mencionar el documento de petición de curaduría realizado ante escribano: “Y porque fallecieron sus padres los ha tenido y tiene en su casa José de Churriguera, su hermano mayor, alimentándoles y sustentándoles […] y también les ha estado enseñando el arte de Arquitectura con toda eficacia y buen zelo, de que le están muy agradecidos, y para continuar en aprender dicho arte les es menester estar algunos años en su escuela y doctrina”.

En 1692 Alberto acompaña a José en su viaje a Salamanca para ayudarle a construir el retablo de la iglesia del Convento de San Esteban. Dos años después se encuentra ayudando a José en las obras del colegio de San Agustín. En enero de 1698 la colaboración entre ambos es tan estrecha que los recibos de sus trabajos son firmados indistintamente por uno u otro, según apunta la catedrática de Historia del Arte de Salamanca Nieves Rupérez Almajano. En abril de 1698 se compromete a ejecutar el retablo mayor y un marco para el frontal del altar de la ermita de Nuestra Señora de Gracia de Pedrosillo el Ralo cuando ya se encontraba avecindado en Salamanca.

Actividad en la Corte

Tras haber regresado a Madrid con José Benito en 1698, parece que estableció un taller por su cuenta hacia 1700, narra Rodríguez G. de Ceballos: “Por entonces contrajo matrimonio con Josefa de la Peña, de la que no tuvo hijos. Muy pocas son las noticias que se poseen sobre su actividad artística en la Corte, solamente que en 1715 ofreció un proyecto para el retablo mayor de la parroquia de San Sebastián, en competencia con su hermano mayor. Parece que construyó también la primitiva ermita de San Antonio de la Florida, que posteriormente fue sustituida por la actual de Francisco Fontana”.

En 1724 muere su hermano Joaquín en Salamanca, cuando estaba al cargo de las obras en la Catedral. Regresa Alberto entonces a Salamanca, es elegido oficialmente maestro mayor y finaliza las obras de la Catedral Nueva y el Colegio Mayor de Cuenca.

“Retomó la conclusión de las paredes laterales del coro y el trascoro de la Catedral salmantina. Revistió la piedra de una decoración más menuda y caligráfica, ordenada rítmicamente y saturando las superficies, bastante diferente de la utilizada por sus hermanos mayores, retrotrayéndose en esto a parámetros propios del plateresco, seguramente por influjo de este estilo decorativo renacentista predominante en Salamanca”, anota Rodríguez G. de Ceballos. “Diseñó, asimismo”, prosigue el experto y crítico de arte, “toda la sillería del coro, cuyo dibujo previo, que debió de hacer para presentarlo al cabildo, se conserva muy deteriorado en el archivo catedralicio. Se trata de una de las mejores sillerías corales del Barroco español, que fue literalmente copiada por la que se realizó posteriormente en el monasterio de Guadalupe. Los relieves de los respaldos de las sillas altas y bajas, y toda la talla ornamental, fueron ejecutadas por José de Larra, pero a causa de su lentitud en el trabajo, fue ayudado por su discípulo Alejando Carnicero, por Miguel Martínez y por otros muchos artífices, quienes también ejecutaron el facistol”.

Churriguera trazó íntegramente la Plaza Mayor en planta y alzados. Su promotor fue el corregidor de la ciudad, Rodrigo Caballero y Llanes, quien la gestionó ante el Consejo y Cámara de Castilla, allanó todas las dificultades e incluso redactó personalmente el reglamento a que habían de atenerse todos los participantes en la obra. Caballero Llanes, dice el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia, propuso a Churriguera como maestro y el Consistorio aprobó por unanimidad el nombramiento. La construcción comenzó el 10 de mayo de 1729 y se concluyeron los dos primeros pabellones, el Real y el de San Martín, a finales de 1733.

Luego la construcción se empantanó durante casi quince años por los pleitos de propietarios de casas que se debían derribar para levantar los pabellones de Petrineros y el Ayuntamiento. “Cansado de esperar el final del litigio, Churriguera volvió a Madrid en 1737 en busca de trabajo. Asumió el puesto de arquitecto de la Plaza su sobrino Manuel de Larra Churriguera, quien firmó en 1741 el dibujo de la planta del alzado del pabellón consistorial. Larra Churriguera no hizo más que copiar los originales de su tío y, por consiguiente, reflejan plenamente el proyecto que Alberto había formado de la Plaza Mayor salmantina”, escribe Rodríguez G. de Ceballos.

En 1738 Churriguera se trasladó a la localidad toledana de Orgaz para hacerse cargo de la nueva iglesia de esta villa y contrajo segundas nupcias, el 1 de enero de 1744, con Josefa Antonia Nieto Fernández, de la que tuvo dos hijos. Alberto de Churriguera falleció en febrero de 1750 y fue sepultado en la iglesia de Orgaz que había dejado sin concluir.



Fuente de la noticia: Pulsa para ver la noticia en el periódico que ha sido publicada.

(Salamanca Realidad Actual es un lector de noticias FEED que unifica las noticias de diferentes periódicos sobre Salamanca. No hemos redactado ninguna de las noticias aquí publicadas y la totalidad de el copyright de esta noticia pertenece a: www.lagacetadesalamanca.es y ).

Salamanca Realidad Actual

http://salamancarealidadactual.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *